sábado, 18 de octubre de 2008

COMUNIDAD PRIMITIVA

DE NOMADAS A SEDENTARIOS (El camino hacia la civilización)







Se abarca un periodo desde hace 13.000 años hasta hace 5.000 años, desde los últimos cazadores hasta las primeras sociedades urbanas. El término Neolítico significa en griego “piedra nueva”. El concepto sirve para definir el periodo de la Prehistoria en que se produce un cambio tecnológico asociado a la aparición de la agricultura y de la ganadería, que consiste en pulir la piedra para obtener un filo. Este avance tecnológico es producto de cambios en el ámbito económico (agricultura y ganadería). Geográficamente, los procesos desarrollados en el Neolítico se produjeron en lugares diferentes y muy distantes, aunque los más antiguos están documentados en Oriente Próximo y Medio. A estos territorios de Oriente, considerados la “Cuna de la Civilización” se les llama el “Creciente Fértil Mesopotámico”.
Las excavaciones e investigaciones arqueológicas realizadas en los numerosos yacimientos que existen en Oriente Próximo y Medio han aportado información y numerosas muestras de restos materiales que han servido de base para renovar la interpretación histórica en relación con el Neolítico.










En el neolítico se produjo el sedentarismo, y decimos que fue en este y no en otro período, ya que si retrocedemos un poquito mas aún en la historia, nos encontraremos con que en el Paleolítico; período que junto al Neolítico formaron la Era de la Piedra y antecede a la primera época; la gente era nómade, o sea, se trasladaba de un lugar a otro, esto se debió a que en esa época vivían principalmente de la caza, y cuando en un lugar los animales se acababan se tenían que ir a otra parte para buscar más alimento, luego, en ese lugar cuando se acababan los animales, nuevamente debían emigrar, y así sucesivamente, del sedentarismo en el neolítico, nos encontramos con que este se produce fundamentalmente por dos motivos: Los cambios climáticos y el descubrimiento y producción de la agricultura.








Neolítico: En el Neolítico se empieza a producir los alimentos según las necesidades gracias a las prácticas agrícolas y ganaderas.
Al final de las glaciaciones (10.000 años) se provoca la desaparición de los grandes animales que era la principal fuente de alimentación de estas culturas. Tras la etapa de transición se ve obligada a basar la alimentación a la producción de determinados alimentos y plantas. En relación con estas nuevas actividades inventamos la cerámica, un nuevo elemento material que nos sirve para guardar y cocer los alimentos. Los instrumentos continúan siendo de piedra para adaptados a las nuevas necesidades agrícolas. Por primera vez se pule la piedra además de tallarla, lo que dará lugar a hachas y azadas de mayor eficacia que las de tiempos anteriores. El término “Neolítico” (piedra nueva) hace referencia a este cambio en la tecnología lítica, aunque no es el único cambio del periodo ni el más importante de todos ellos.Aparecen las concentraciones de población al aire libre, en cabañas realizadas con madera, piedra y barro. El tener que cultivar nos obliga a vivir en un mismo lugar durante largos periodos de tiempo; nos convertimos en sedentarios, pues ya no hemos de perseguir estacionalmente a las manadas de animales para cazarlos.En algunos lugares, y en especial en Oriente Próximo, el Neolítico surge como consecuencia de un proceso evolutivo autóctono, es decir, se dan las condiciones necesarias para pasar del modo de vida “cazador-recolector” al “ganadero-agricultor”.El proceso de neolitización no fue homogéneo, ni cultural ni cronológicamente. Hay zonas geográficas donde unos determinados cambios precedieron a otros, mientras que en otras sucedió lo contrario. Existieron zonas de invención independiente, llamadas “zonas nucleares”, mientras que en otras, el Neolítico llegó por difusión o migración de pueblos. Entre las zonas nucleares destaca la de Oriente Próximo y, en esta primera etapa, es especial el territorio de Siria-Palestina, donde el sustrato mesolítico tiene continuación en los poblados estables de la primera etapa neolítica, tales como Jericó, considerada la ciudad más antigua del mundo y la cuna de la agricultura y, por tanto, del Neolítico.[1]




[1] DE NOMADAS A SEDENTARIOS (El camino hacia la civilización).[Citado el 28 de septiembre de 2008]. Disponible en internet :<>